Alteraciones menstruales en la adolescencia, una de las principales causas de consultas al ginecólogo DF

 In blog

La salud integral es uno de los principales intereses de la población, y para mantenerla es necesario visitar de manera periódica a profesionales médicos que permitan, a través de exámenes, pruebas y estudios verificar nuestro estado de salud, y en caso de detectar alguna patología, tratarla de inmediato para evitar sufrir de complicaciones que afecten nuestra calidad de vida. En el caso específico de las mujeres, uno de los especialistas que deben visitar al menos una vez cada dos años es el ginecólogo DF. Sin embargo, son pocas mujeres las que buscan la atención de un ginecólogo, y aunque se recomienda que desde la adolescencia se comiencen las consultas son un especialista para revisiones de rutina, no es sino hasta que se presenta algún problema que deciden acudir a un consultorio. Entre los problemas que más recurrentes en adolescentes motivo de consultas ginecológicas son las alteraciones menstruales y en esta ocasión hablaremos de los más comunes y de algunas de las causas que los originan.

Antes de comenzar a describir lo que son los trastornos menstruales y las diferentes formas que adoptan, conviene puntualizar la importancia que tienen los ciclos menstruales para el monitoreo de la salud de la mujer. Los ciclos menstruales son actualmente considerados uno de los signos vitales de la mujer, y es esta la razón por la que su estudio y el de los trastornos que los afectan han adquirido tanta relevancia; por todo esto, resulta imprescindible contar con un servicio de atención ginecológica de calidad y acudir puntualmente a citas periódicas, no únicamente cuando se presentan enfermedades que requieren de un tratamiento médico.

Como ya mencionamos, los trastornos menstruales son una de las principales causas de visita de adolescentes a un ginecólogo DF pero ¿Qué con las alteraciones menstruales? Para responder a esta pregunta conviene empezar por definir lo que se considera un ciclo menstrual normal; desde un punto de vista clínico se toman en cuenta tres parámetros para determinar si un ciclo menstrual es normal, su duración, el intervalo de cada ciclo y la cantidad de sangrado. Se puede decir que un ciclo es normal cuando el tiempo de sangrado va entre los dos y los siete días, si el intervalo entre cada ciclo es de entre 21 y 35 días y si la cantidad de sangrado se encuentra entre los 30 y 40 mililitros, o incluso más pero sin superar los 80 mililitros por ciclo. En caso de que un ciclo menstrual, ya sea por duración, frecuencia o cantidad no se encuentra dentro de estos rangos, se sospecha de un trastorno con alteraciones aisladas o combinadas, que debe tratarse profesionalmente para evitar complicaciones y reducir las molestias originadas, entre las principales el dolor e inflamación.

Las causas que originan alteraciones menstruales en la adolescencia son diversas, pero en el caso de la frecuencia de los ciclos menstruales, es decir el intervalo o frecuencia con que se presentan, suelen ser producidas por alteraciones en la función ovárica, es decir, por cambios en las fases del ciclo que dan como resultado un desarrollo anormal del ovario. Estas alteraciones generan lo que es conocido como polimenorrea, o bien, opsomenorrea u oligomenorrea. La polimenorrea describe los ciclos que se dan más frecuentemente, en períodos menores a los 21 días. Por otro lado, la opsomenorrea y la oligomenorrea identifican los ciclos en intervalos que pueden ir desde los 35 hasta los 90 días. Además de estas, otra alteración de la frecuencia es la metrorragia, la que consiste en la presencia de sangrado acíclico irregular entre un período menstrual normal. La menometrorragia es otro de los trastornos que afectan a un gran número de adolescentes y se caracteriza por el sangrado abundante en intervalos irregulares dentro de periodos menstruales, que por intervalo no pueden ser considerados normales.

La cantidad de sangrado en cada ciclo también define si este puede ser considerado como normal o no; en este punto cabe mencionar que la cantidad de sangrado se regula por los movimientos de contracción del miometrio, con los que se disminuye el flujo de sangre al endometrio. Cuando esta función reguladora se ve alterada la mujer puede presentar una hipermenorrea, que es un trastorno caracterizado por menstruación abundante, que puede mantenerse durante más de siete días, contrario a lo que ocurre con la hipomenorrea, una menstruación en forma de gotas y sangrado escaso que dura dos días o menos tiempo.

Estas alteraciones en duración, frecuencia y cantidad de sangrado, generalmente se deben a un sangrado uterino disfuncional, es decir, no tienen su explicación en una enfermedad o afección de tipo estructural anatómico. Los mecanismos que se ven involucrados en la presencia de un sangrado uterino disfuncional son diversos, pero entre los más comunes se encuentra la anovulación, que es la no ovulación que da como resultado la carencia de progesterona, lo que genera fluctuaciones en los niveles de estrógeno e interrumpe el crecimiento del endometrio. Los ciclos de sangrado uterino disfuncional, por lo regular se caracterizan por un exceso de sangrado que se da de forma prolongada e irregular. Es fundamental diagnosticar oportunamente esta condición, pues permite descartar otras causas por las que se esté presentando un trastorno menstrual.

Además del sangrado uterino disfuncional, se identifican como otras causas de los trastornos menstruales infecciones como la cervicitis, los trastornos plaquetarios, la enfermedad pélvica inflamatoria, los problemas de tiroides, trastornos endócrinos, alteraciones en la glándula adrenal, el síndrome de ovarios poliquístico, complicaciones del embarazo y anomalías congénitas, entre las que se incluyen las malformaciones en el útero y la vagina, así como anomalías adquiridas. Otros factores también pueden ser desencadenarlas, en particular condiciones que se asocian directamente con la adolescencia que necesiten atención especializada de un ginecólogo, y finalmente trastornos de la conducta alimentaria. En futuras publicaciones en este blog hablaremos a mayor detalle de las causas que originan los trastornos menstruales y de los diferentes tipos de técnicas y métodos disponibles para tratarlos, así como de la manera en que el especialista realiza el diagnóstico y el tipo de preguntas que se pueden esperar en una consulta de primera vez.

Si estás buscando los servicios profesionales de un ginecólogo DF no dudes en ponerte en contacto con el Doctor Arturo Moyers para agendar una cita.

Recent Posts

Leave a Comment

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.